El sí de María. El sí de Dios.

Desde el Santuario, para que podamos estar unidos en la oración en nuestros hogares, te compartimos la palabra del Señor correspondiente al miércoles 25 de marzo.

Para que puedas seguirla en tu biblia, corresponde al evangelio de Lucas, capítulo 1, de los versículos 26 al 38.

Y dice así:

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».
María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».
El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».
María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó.

Esta es la palabra del Señor.


Sí, hoy faltan nueve meses para la navidad.

Y el de María nos anticipa que Dios le sigue diciendo a esta humanidad.

El sí de María nos confirma que su Hijo Jesús sigue haciéndose presente en este mundo.

Todos los días nos vemos como aturdidos por las noticias, incluso algunas personas pueden sentir desesperación, enojo o tal vez tristeza.

En este día de la Anunciación del Angel a María hablemos con ella y contémosle lo que nos sucede.

Contémosle lo que le sucede al mundo.

Es muy probable que también en nuestro interior resuene su palabra amable y tierna, firme y consoladora, esperanzada y luminosa.

En su mirada y en su voz descubrimos que la presencia de Dios no es una fantasía o una sugestión.

Dios es real.

Tanto lo es que nos pide prestada una madre para caminar con sus hermanos.

Tan verdadero es el Señor que se viste de humanidad para sentir como sentimos nosotros, vivir como nosotros, tocar los mismos límites que nos aquejan y conducirnos hacia una humanidad nueva, como la suya, que se teje en el seno del Padre y en el de María.

Hablá con la madre del Señor.

Y que su sí sea también el tuyo, que su entrega a Dios sea también la tuya.

Que la madre de todos te abrace, te cure y te muestre a su Hijo Jesús. Amén.

3 Comentarios

  1. Mariangela

    Maria escuchó tanto la PALABRA que la llevó en su vientre…!
    Se ofreció interamente al VERBO, tanto que su carne permitió así al VERBO encarnarse, hacerse visible, hasta hoy, para nosotros/as.
    Jesús está presente gracias a esta Mujer que dijo SÍ a Dios, permitiendo a Dios decir SÍ a la humanidad de todos los tiempos…
    Que nuestra vida, María, sea un SÍ diario, feliz y generoso a tu Hijo JESÚS para que pueda hacerse visible y cercano a los que nos pone en el camino y conducirnos a todos hacia una vida nueva. Amen

  2. Marisa Acuña

    Sí, María!!!hoy tú sí,nos desconcierta, nos da miedo entrar en el misterio de Dios, que nos dice :sí ,aquí estoy!💞
    María!,mujer elegida, maternidad de Dios , Mujer de la Vida, que nos cuida y consuela nuestros procesos , nuestro sentir de mujer, ayúdanos a descubrir el gozo en nuestro ♥️🙏🏼

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *