Vocacional

Querida hermana, querido hermano:

  • Si estás en la búsqueda de sentido en tu vida
  • Si sientes que lo que vives necesita un vuelco de mayor entrega
  • Si te preocupa la dignidad de tus hermanos
  • Si descubres que es urgente escuchar el clamor de la tierra
  • Si estás decidido a seguir en verdad a Jesús de Nazareth
  • Si quieres oirlo y dialogar con él en intimidad y amor sincero
  • Si no le tienes miedo a los grandes desafíos
  • Si te das cuenta que lo que posees o podrías poseer no asegura ninguna felicidad
  • Si quieres caminar en humildad con otros hermanos
  • Si estás dispuesto a dejarte amar, perdonar y reconciliar
  • Si quieres amar a todos como Jesús te ama a ti

Es posible que el Señor Jesús te esté llamando para vivir al servicio de los hermanos en la vida consagrada. Podemos acompañarte en tu itinerario en el espíritu.

Ponte en contacto.


Pero…

  • Si aún le tienes miedo al mundo
  • Si buscas en la Iglesia un refugio que te garantice la paz interior
  • Si el reconocimiento de tu propio pecado te inquieta
  • Si no te animas a amar con sinceridad y transparencia
  • Si notas que exiges lo que no estás dispuesto a asumir
  • Si vives una vida cristiana sin hermanos
  • Si pasas de largo por el dolor humano
  • Si aún no te dejaste abrazar lo suficiente por el perdón de Jesús
  • Si la dureza se apoderó de tu corazón
  • Si crees que huyendo de los conflictos se encuentra la felicidad
  • Si quieres enriquecerte o hacerte un nombre en este mundo
  • Si deseas hacer carrera
  • Si no estás dispuesto a dejarlo todo, a reconocerte frágil y pobre
  • Si no te dejas guiar por los hermanos

Es posible que aún necesites encontrarte con el Señor Jesús.

Incluso haciendo parte de su comunidad y trabajando para un mundo mejor, son muchos los cristianos que viven sin Jesús.

Anímate a iniciar un camino de hermandad y servicio en tu propia comunidad y déjate interpelar por el Espíritu y por la realidad.

Seguramente el Señor te saldrá al encuentro y te hablará al corazón.