Para pedir salud

Virgen María, Madre de la Vida,
me diagnosticaron

Por eso estoy delante tuyo.
Pienso en muchas cosas
y tengo sensaciones nuevas
pero tengo fe y confío en vos.

Te pido por mi salud.
Si es posible
te pido que no sufra dolores.
Si no es así, te los ofrezco.

Madre, que el miedo
no me haga perder la alegría
y las ganas de vivir.
Esto también lo pongo en tus manos.

Por eso pongo mis ojos en los tuyos
y espero cada mañana una palabra
que me ayude a vivir cada día mejor,
con mayor plenitud y sin temores.

Madrecita, María buena,
estoy en tus manos
y pongo también en tus manos
a mi familia, a los médicos
y a los que me acompañan.

Gracias por estar conmigo.
Con vos no camino sola.
Amén.