p. Luis Costantino omv

La fiesta de nuestra santa Rita este año se nos trasladó y va de casa en casa, de barrio en barrio, de pueblo en pueblo. Es muy lindo saber que en muchos iglesias se venera a la santa de lo imposible llevando rosas y oraciones, canciones y danzas, mucha alegría y las confidencias de nuestra vida.

Celebramos a una mujer que se dejó transformar por el amor de un Padre que nos cuida; y a quien vale la pena entregarle lo mejor de nosotros.

Dale, festejemos juntos en amistad, con mucha fe y el corazón agradecido.


Mariana Correa

Aplaudan, todos los pueblos,
aclamen al Señor con gritos de alegría;
porque el Señor, el Altísimo, es temible,
es el soberano de toda la tierra.

El puso a los pueblos bajo nuestro yugo,
y a las naciones bajo nuestros pies;
él eligió para nosotros una herencia,
que es el orgullo de Jacob, su predilecto.

El Señor asciende entre aclamaciones,
asciende al sonido de trompetas.
Canten, canten a nuestro Dios, canten,
canten a nuestro Rey.


Andrea Albamonte

Aplaudir, gritar de alegría, cantar, tocar instrumentos musicales… es todo lo que hoy está permitido para agasajar a Santa Rita.

¡Y más que permitido!

Es un deber del amor agradecido: alegrarnos y festejar porque el amor de Dios es realmente grande.

No se trata de evadirnos y hacer como que no pasa nada feo, como que las cosas difíciles no existen o que todo va a salir bien sin el esfuerzo y el compromiso de todos.

Se trata de encarar los desafíos con la actitud propia del creyente: la esperanza.

Sí, la esperanza que no defrauda.

Podemos sentir que se nos acaban las fuerzas, que no tenemos más voluntad de luchar, que la vida es injusta…

Sin embargo, los cristianos no esquivamos la cruz: la cargamos para resucitar con Jesús.

Tampoco la llevamos en soledad, no.

Nos sostenemos unos a otros, porque el amor es el que manda.

Es de cristianos cargar las cruces, sí; pero mucho más lo es sostener y bancar al que está debajo de ella.

De eso se trata la esperanza: enderezar al que se quiebra, apuntalar al que se cansa, esperar al que se cae, levantar al que no puede andar…

Cantá, gritá contenta, abrí las ventanas, dejá que entre el sol y bailá.

¡Dios está con nosotros, está con sus pobres, nos quiere y jamás nos abandonará!

¡Feliz día de Santa Rita!


p. Luis Costantino omv

Constantemente en los evangelios Jesús nos presenta una dicotomía entre «el Reino de Dios» y «el mundo».

En ese Reino, entre otras cosas, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos; aquel que quiera ser el mayor ha de hacerse el servidor de todos; los misericordiosos obtendrán misericordia; los constructores de la paz serán reconocidos como hijos de Dios; los de corazón limpio verán a Dios; y los que consiguieron ver a Jesús en los hermanos y fueron solidarios serán bienvenidos a ese banquete que no tiene fin.

Sin embargo, a pesar de la claridad de estas palabras, nos ocurre a veces que seguimos reduciendo la diferencia entre ser del Reino y ser del mundo a una cuestión de las horas que cada quien dedica a la oración Durante la semana, o a la cantidad de veces que alguien ayuna al mes, o a si fulano va o no a la iglesia y a la frecuencia con que va o falta, o a si el otro se toma una copa de vino en lugar de abstenerse totalmente del alcohol, o a si el otro escucha música “ mundana “ en lugar de música cristiana únicamente…

Al escribir esta canción, pensé en ofrecer preguntas muy concretas que surgen a partir de situaciones también concretas con el propósito de orientarnos con base en el evangelio a discernir sobre esa gran pregunta que debería guiar nuestras decisiones diarias:

¿Soy del mundo o soy del reino?


Marilú Ardohain

Santa Rita querida

Aquí estamos, miranos.

En casa, cada una en nuestras provincias y ciudades

pero reunidos porque te queremos

y porque deseamos que nos bendigas.

Sí, que bendigas nuestros hogares y el trabajo,

que lo imposible se haga realidad,

que bendigas a nuestros hijos,

que cuides a los mayores…

Que nos bendigas y llenes de alegría.

Santa Rita, feliz día.

3 comentarios

  1. Maria Haydee Gauna dice:

    Gracias a todos y a cada una de ustedes, fue una celebración muy linda, y con mucha alegría, especialmente la canción
    SANTA RITA , LO QUE SE DA NO SE QUITA, Asi es nuestra querida Santa.

  2. Mariangela dice:

    Santa Rita querida, GRACIAS por tu ejemplo de vida, un ejemplo que sigue invitando a seguir a JESÚS….
    Ayúdanos a seguirlo y anunciarlo con gratitud y gratuidad, con humildad y cercanía activa, con ALEGRÍA, la fuerza más eficaz y atractiva. Intercede por nosotros y por el mundo entero. Decile a nuestro PADRE BUENO QUE TENGA MISERICORDIA, que nos libere de esta pandemia y de otras más silenciadas y,
    a la vez, más destructivas….
    SANTA RITA PREGA PER NOI E PER IL MONDO INTERO.

  3. Marisa Acuña dice:

    Buen día! p. Luis!
    Mariana, Andrea y Marilú!
    feliz día de Santa Rita!
    Querida Santa Rita ayudanos a que podamos mirarnos!🌹
    Que nuestras manos sean, para ayudar y darnos una mano los unos con los otros!🌹
    Señor Jesús, orientanos en este tiempo por dónde ir ,dónde entregar, cuidar y ayudar, dónde? 🌹🙏🏼
    Viva Santa Rita!!!🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹💃💃💃

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *