Mientras dura el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio

el templo permanece cerrado

y están suspendidas las celebraciones con presencia de la Comunidad.

Continuamos realizando, en la medida de lo posible, las entregas de alimentos y de medicamentos. Durante este tiempo solamente recibimos alimentos, elementos de higiene personal y de limpieza.

Quiero colaborar.

También hay hermanas/os voluntarias/os que acompañan telefónicamente a quienes necesitan escucha espiritual y psicológico.

Los ministros de la comunión llevan la comunión a los enfermos sólo en casos de verdadera urgencia.

Tanto para el acompañamiento como para la comunión, los canales de contacto siguen siendo los habituales y se encuentran aquí.

Mientras tanto nos mantenemos unidos en la oración, en la lectura cotidiana de la palabra de Dios y en la solidaridad con los hermanos/as que la están pasando mal.

El Santuario nos acompaña con la reflexión desde esta misma página web y todos los días con la meditación bíblica en sus redes sociales.