Les dejo la paz, les doy mi paz

La palabra

Evangelio según san Juan, 14, 27-31

Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman! Me han oído decir: “Me voy y volveré a ustedes”. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean. Ya no hablaré mucho más con ustedes, porque está por llegar el Príncipe de este mundo: él nada puede hacer contra mí, pero es necesario que el mundo sepa que yo amo al Padre y obro como él me ha ordenado.

La escucha

Una vez más Jesús dice a sus discípulos que no se inquieten. Por eso les da «su» paz. No es cualquiera, él lo aclara.

Otra vez -tanto necesita su comunidad que lo reitere- insiste en el amor: «si me amaran…» Jesús revela que todo este camino que está transitando es su propio retorno al Padre, al que ama profundamente y obedece plenamente.

Sin embargo, también revela que se hará presente el Príncipe de este mundo, impotente ante Jesús.

La vida

La búsqueda de la paz -otra forma de expresión de búsqueda del sentido de la vida- es también encuentro con Jesús. Muchas veces confundimos paz con ausencia de conflicto o negociaciones que eliminan la diversidad. Sin embargo, lo que Jesús tiene para entregar es algo realmente nuevo, distinto y humanizante.

Esa paz que Jesús entrega es su propio paso por nuestras vidas. ¿La experimentaste o la estás experimentando? ¿Cómo has reconocido que esa paz es de Jesús y no de otro lugar? ¿Qué significa en este día para vos «vivir en paz»?

Este mundo está atravesado por la oscuridad que pretende envolverlo. La paz que este mundo quisiera dar es ruptura de vínculos y deshumanización, es descarte de quienes son considerados una amenaza a la convivencia sin sobresaltos. Es una paz abarrotada de seguridades contra el hermano.

La oración

Santa Rita querida

hemos llegado al final de estos nueve días de oración.

Hemos escuchado la palabra,

hemos pensado la vida

y orado con lo que hay

en nuestro corazón y en nuestras manos.

Que toda nuestra vida sea un canto de resurrección,

sea una vida reconciliada por el amor

y comprometida con el dolor humano.

¡Gracias, querida Rita, por tu ejemplo de vida,

por rezar por nosotros

y fortalecer a quienes están débiles!

Amén.

3 Comentarios

  1. Marisa Noemi del Carmen Acuña

    Santa Rita ❣️mujer reconstructora de vinculos de reconciliacion,buscadora de Paz que nos hermana ,atenta a nuestros Dolores y conflictos ,enseñanos a poder salir de Las situaciones que nos inquietan ,que nos enfrentan entre nosotros por no reconocernos en la diversidad que somos como pueblo. Rita ayudanos a levantar nuestra mirada para poder recibir la Paz ,El Amor regalo de Dios.Gracias💌🌹🌹🌹🙏

  2. Mariangela

    GRACIAS, Jesús, por regalarme tu paz antes te irte, por permitirme experimentar tu paso por mi vida…
    Sí, te necesito, Jesús, necesito esa paz que nace del amor y florece en la alegría.
    Teneme, como un tatuaje, en tu corazón, no me sueltes; acompañame a encontrar al hno adonde esté y enseñame a reconocer tu rostro en el suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *