En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos…

La palabra

Evangelio según san Juan 13, 31-35

Después que Judas salió, Jesús dijo: «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto. Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros».

La escucha

Jesús se aproxima claramente a la Hora de su glorificación. Está en plena posesión de sí mismo y sabe que esta instancia no es solamente un padecer, sino la plena revelación del Amor que habita en el seno de la Trinidad.

Por eso manda lo más -¿lo único?- necesario: amar como él nos amó. No sólo amar, sino hacerlo hasta la medida de como él nos ama.

Esta es la más clara y única distinción de los cristianos: el amor mutuo. Cualquier otra cosa por la que los cristianos quieran distinguirse en el mundo será siempre menos que el amor.

La vida

Son muchos los cristianos que sufren por amor o son perseguidos por la coherencia con el amor. Entre ellos, en un lugar especial, están los mártires. Son calumniados, perseguidos y asesinados porque viven la concreción del amor a sus hermanos.

Los cristianos que aman y que en sus vidas diarias conjugan todos los verbos que dicen amor son los que entendieron el evangelio y lo hacen vida. Las mujeres y los hombres que dan de comer en el barrio, quienes luchan por la dignidad de sus hijos, quienes discuten mejores condiciones de vida para los descartados de siempre… ¡Cuántos testimonios de vida vemos a diario de personas que, por amor, dan vida!

Cuando los cristianos queremos distinguirnos de los demás por un color o por un modo de vestir o eximiéndonos de lo que todos deben cumplir o pidiendo para la Iglesia lo que Jesús nunca pidió para sí o cuando pretendemos imponer el evangelio sin el embalaje del amor y la compasión… ¿no estamos poniendo el «amor como él nos amó» en segundo plano?

La oración

Querida Santa Rita

no permitas que los cristianos vivamos

quejándonos unos de otros,

criticándonos o persiguiéndonos.

Que los cristianos seamos francos y claros

en todo lo referente al amor.

Amén.

2 Comentarios

  1. Mariangela

    «Amense». Gracias Jesús, porque antes de irte nos revelas el segreto para ser felices, para vivir con coherencia nuestra vida cristiana. AMENSE. Como los discípulos, yo también quisiera ir contigo pero por ahora no puedo. Te seguiré más tarde, cuando, habiendo experimentado tu amor por mí, seré capaz de amar como Tú me amas. Entonces yo también estaré donde Tú estás porque estarás en mí y yo en Tí.

  2. Marisa Noemi del Carmen Acuña

    Oh señor Jesus ❣️hoy nos revelas y nos adentras Al misterio del Amor, Camino de nuestra vida que se VA dando en la entrega mutua ,renovando nuestros vinculos de fraternidad y de amistad. Como en cada nacimiento la vida que viene colmada de dolor y gozo.
    Jesus acompañarme a seguir caminando buscando y sintiendo por donde VA El Amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *