La palabra

Evangelio según san Juan, 14, 1-6

«No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí. En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a repararles un lugar. Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. Ya conocen el camino del lugar adonde voy». Tomás le dijo: «Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?». Jesús le respondió: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí».

La escucha

Es posible que Jesús se dé cuenta que, a medida que dialoga con sus discípulos, éstos se sienten inquietos porque el Señor les está haciendo proposiciones muy altas, de mucha responsabilidad y con sensación de horfandad. Sale, entonces, al cruce de esos sentimientos con una palabra simple: «No se inquieten, crean».

Y agrega algo más bello todavía: donde su Padre habita también hay lugar para ellos. El mismo se encarga de prepararlo para ellos, porque quiere a sus discípulos junto a él. No sólo los espera, sino que los vendrá a buscar.

Mientras tanto, ¿en qué dirección deben caminar los discípulos? La respuesta es sencilla y, a la vez, totalizante: el Camino es Jesús mismo porque él es la Verdad y la Vida.

La vida

Las preocupaciones y los cansancios, los fracasos y los errores, incluso el propio pecado, pueden llenarnos de inquietud e incomodidad ante el evangelio que queremos vivir a diario. Cada día, Jesús nos sale al encuentro: «No te inquietes y cree».

La promesa de habitar con él no es un puro esfuerzo de nuestra parte, sino un regalo que viene de él. Su trabajo es venir a buscarnos; él nos dio vida para que la vivamos en plenitud, nunca a medias.

Por eso no está permitido quedarnos detenidos en el camino, esperando que el tiempo haga las cosas por nosotros. Que cuando el Señor nos venga a buscar nos encuentre en camino, cuidando la vida y en fidelidad a su amor.

La oración

Santa Rita querida

Jesús es el Camino que nos lleva al Padre

y ese Camino lo transitaste con firmeza,

con fe y esperanza.

Que también nosotros lo caminemos sin inquietudes

a la espera del encuentro con el Señor.

Amén.

3 comentarios

  1. Marisa Noemi del Carmen Acuña dice:

    Señor Jesus ,cada propuesta tuya y este darte a conocer que nos cuestiona ,nos moviliza ,nos despiertas ,en una palabra,nos moves El piso.
    Señor ayudanos a seguir y poder descubrir tus huellas y, caminar en sintonia Contigo🤝🌅🌈🌹🙏❣️

  2. Majo Quinteros dice:

    Qué pasa si no me inquieta no tener un lugar junto al Padre si ya tengo el amor de Jesús que es como tener al Padre?

  3. Mariangela dice:

    GRACIAS Jesús por ser EL CAMINO SEGURO AL PADRE, por ser LA VERDAD QUE NOS LO MUESTRA, por ser LA VIDA QUE NOS DA VIDA…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *